Apoyo Emocional

CAMINAR CON SEGURIDAD El COVID-19 ha dejado en las personas, en general, un rastro complejo de inseguridad, desconfianza e incertidumbre. El confinamiento ha provocado una…

CAMINAR CON SEGURIDAD

El COVID-19 ha dejado en las personas, en general, un rastro complejo de inseguridad, desconfianza e incertidumbre. El confinamiento ha provocado una convivencia diferente con los demás y con uno mismo y, en muchos casos, han aparecido inseguridades de muchos tipos que afectan al entorno laboral.

La experiencia de la consultoría de Identidad Organizacional en diferentes empresas nos ha enseñado que los colaboradores valoran mucho el apoyo emocional por parte de personas externas a la organización. Supone para ellos una vía segura sobre la que transitar el día a día personal y profesional.

¿Qué es el apoyo emocional?

Es un acompañamiento personal en el que cada colaborador puede expresar sus sensaciones y sus ideas y, a través de nuestro método ADDA se provocan cambios duraderos y profundos que afectan positivamente, tanto al colaborador, como a la organización.

¿En qué consiste el apoyo emocional?

En primer lugar, trabajamos en averiguar cuáles son los verdaderos frenos o inseguridades de cada colaborador. Es my importante tomar consciencia de la situación actual para definir el punto de destino y poder trabajar en esa dirección.

A partir de ahí se trabaja con la definición del cambio y se potencia a través de objetivos claros y concretos para que la persona pueda trabajar en su cambio con seguridad y sabiendo dónde poner el foco.

Durante las diferentes sesiones se trabajará sobre aquellas habilidades que cada uno pueda mejorar para conseguir más fácilmente los retos propuestos. Las sesiones siempre finalizan con un plan de acción.

Se cierra el círculo midiendo el cumplimiento de cada plan de acción y elaborando indicadores que permitan analizar la evolución en el tiempo. Sin medición no hay evolución.

¿Cuáles son los beneficios?

  • Mejora de la capacitación del colaborador.
  • Incremento de la inteligencia emocional.
  • Mejora de la comunicación y el clima laboral.
  • Incremento de la productividad.
  • Mejora de la motivación y el compromiso.

¿Cuántas sesiones y en cuánto tiempo?

El tiempo lo define la empresa y el colaborador. Para producir cambios profundos es aconsejable un mínimo de 8 sesiones, con una cadencia de 2-3 semanas al principio y 3-4 semanas a partir de la tercera sesión. Es necesario que el participante disponga de espacio y de tiempo para llevara a cabo sus planes de acción.


¡ME INTERESA! QUIERO MÁS INFORMACIÓN