FLOURISHING CORPORATIVO

Destacamos, Liderazgo, Noticias, Páginas

a

El concepto de flourishing viene asociado a un proceso de florecimiento de la persona, un período de desarrollo en el que se hace uso de la psicología positiva para conseguir un estado de mayor bienestar y prosperidad personal. Así lo describe Martin Seligman en su libro ‘Flourish’.

¿Es posible para una organización conseguir este estado de bienestar y prosperidad?

Lo es, en tanto en cuanto, la empresa promueva el desarrollo del flourishing entre sus colaboradores. Cuando una organización promueve, desde dentro, el desarrollo personal y profesional de sus equipos, está contribuyendo, directamente, al desarrollo del flourishing corporativo.

Flourishing es un concepto que va más allá de provocar que la persona ‘encaje’ en la organización. Es un concepto que, a nivel corporativo, va de aportar el abono (las herramientas y métodos) necesario para que la persona florezca, un aspecto que, a su vez, tiene que ver con que la persona encuentre la posibilidad de desarrollar su talento y conseguir estados de fluidez, en la organización. Permitir ese desarrollo personal es muy generoso por parte de las organizaciones que lo llevan a cabo y los beneficios son múltiples.

a

 ¿Qué aporta el desarrollo de flourishing corporativo?

El primer beneficio y el más importante es el bienestar psicológico de los colaboradores y colaboradoras. La normativa de prevención de riesgos laborales se ocupa del bienestar físico de los colaboradores de una organización. Pero el bienestar psicológico es una cuestión que desarrollan sólo aquellas organizaciones que tienen la capacidad de visualizar que cuanto mejor se sienta su estructura humana, mejor fluirá todo el engranaje de la organización.

a

Flourishing Corporativo IO

a

Cuando una persona siente bienestar psicológico, esa sensación se va a trasladar directamente a su motivación, su compromiso, su eficiencia o su comunicación, entre otras cosas. Y la suma de estas sensaciones, por parte de todo el equipo al completo, se va a traducir en un clima laboral muy saludable y una capacidad de trabajo en equipo envidiable.

Cuando una persona se siente bien física y emocionalmente, traslada ese bienestar a su alrededor, por lo que se convertirá en embajador o embajadora de la marca de la empresa. Y esto repercute, por ejemplo, en que aumente la percepción de que esa organización es buena para trabajar (employer branding), lo que permitirá a la organización atraer, por ejemplo, a los mejores profesionales.

a

Ocuparse del bienestar de los equipos es fidelizar el talento, atraer a los mejores profesionales y generar mayor engagement con los clientes.

a

Esta sensación de bienestar de la estructura humana de la organización también atraerá a más clientes (engagement) que se sentirán bien trabajando con esos profesionales.

El desarrollo de flourishing corporativo contribuye, de manera directa, al desarrollo de la responsabilidad social de la organización a través de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 del Pacto Mundial. Concretamente está alineado con el objetivo 3 (salud y bienestar), el objetivo 4 (educación de calidad) y objetivo 8 (trabajo decente y crecimiento económico).

Todas estas acciones contribuyen a la sensación de orgullo para una organización que potencia el bienestar psicológico de su estructura humana y se convierte en un motor muy importante para conseguir grandes retos y objetivos empresariales.

a

¿Cuáles son los ingredientes para desarrollar flourishing corporativo?

Los ingredientes básicos deben formar parte de la cultura corporativa y, desde ahí, hacerse permeables a toda la organización.

El sentido de propósito de la empresa es fundamental para desarrollar flourishing corporativo. Además, el propósito debe estar trasladado a cada puesto de trabajo, fomentando la alineación entre el propósito personal y el de la organización.

Por otro lado, el desarrollo emocional corporativo debe ser positivo, fomentándose la inteligencia emocional como la base para una regulación adecuada de las emociones. Las emociones son contagiosas, tanto las positivas, como las negativas. Por ello, cuando la dirección fomenta estados emocionales positivos, estos se contagiarán a todas las personas de la organización.

Y, en tercer lugar, la organización debe potenciar el compromiso y el interés de todos sus colaboradores y colaboradoras. La manera de hacerlo es facilitarles herramientas que permitan el desarrollo y la mejora de aspectos tan importantes como el autoconocimiento y la inteligencia emocional, para conseguir mayor resiliencia personal y relaciones positivas dentro de la organización.

a

La receta para el desarrollo de flourishing corporativo.

Cuando la dirección de la organización tiene clara la introducción de los ingredientes anteriores para poder obtener los beneficios del desarrollo de flourishing corporativo, ponerlo en práctica es relativamente sencillo si se planifica con plazos de tiempo adecuados para ello. Es necesaria mucha paciencia, puesto que el desarrollo personal es más complejo que el desarrollo técnico. Y, además, la empresa actuará como facilitadora de ese cambio, nunca podrá imponerlo y será elección de cada persona evolucionar en su plano personal.

a

Lo verdaderamente importante es tener una visión y una planificación claras y adecuadas.

a

Por parte de la empresa, la revisión de la cultura es fundamental para, desde ahí, facilitar las herramientas correspondientes para conseguir esa nueva versión de la misión. Este es el primer paso. Y comunicarlo de manera adecuada para que todos los colaboradores y colaboradoras comprendan la importancia de las herramientas que la empresa les va a facilitar.

El segundo paso es el acompañamiento en ese desarrollo personal y profesional. Para ello, la empresa dispone de herramientas como las evaluaciones del desempeño, los procesos de coaching, el feedback corporativo o la formación en el desarrollo de la inteligencia emocional para conseguir los objetivos de desarrollo que cada persona se proponga.

Las herramientas están y son fáciles de aplicar. Lo verdaderamente importante es que la empresa tenga una visión clara de lo que quiere conseguir, lo comparta con toda su estructura humana y lo planifique de manera adecuada y ordenada en el tiempo.

Te deseamos un magnífico desarrollo del flourishing en tu organización.

a

#52SemanasDeInteligenciaEmocional

 

Escrito por Carolina Hernández

Bienestar en la empresa, cultura y comunicación. Son mis tres pasiones y los aspectos con los que trabajo en diferentes organizaciones en forma de consultoría o de formación. Soy antropóloga en proceso y todo lo que tiene que ver con el desarrollo de las sociedades es mi hábitat natural. Creo en el poder de transformación de las personas. Creo en el poder de transformación de la sociedad a través de la transformación de las organizaciones.

Web: http://www.carolinahernandezcoaching.es

2 Comments

  • Gerardo Romero dice:

    Sensacional artículo Carolina.
    Hace falta instaurar esta filosofía en las organizaciones.
    La única y mejor manera de progresar las organizaciones, es haciendo que progresen las personas que trabajan en ellas.
    Además, hay que concienciar a la sociedad de la importancia de desarrollar la RSC, a través de los ODS.
    Muchas gracias.
    Un abrazo

    • admin dice:

      Muchas gracias, Gerardo!!

      Hay que ir avanzando, en las organizaciones, con todo lo que tenga que ver con favorecer el bienestar de las personas. El objetivo es acompañarles en su felicidad y que ellas quieran comprometerse con el proyecto empresarial.

      Cuando el compromiso se da, todo fluye mucho mejor en la organización.

      Buen día!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *