HOMEOSTASIS CORPORATIVA

Noticias

La homeostasis es la propiedad que tiene nuestro cuerpo a permanecer en equilibrio, incluso cuando hay cambios radicales en el entorno externo. La homeostasis, a nivel biológico, está garantizada por los procesos fisiológicos que ocurren de manera coordinada en el cuerpo: control de la temperatura y el pH, presión arterial, latidos cardíacos, etc.

 

El término fue acuñado por Walter Canon en 1929 y se inspiró en la idea del medio interno propuesto por el investigador Claude Bernat. (1813-1878), quien se dio cuenta de que un ser vivo tiende a mantener su funcionamiento normal, incluso cuando el ambiente externo sufre grandes cambios. Esto muestra que, aunque los organismos interactúen con su entorno (externo), este no siempre afecta a su entorno interno, relativamente independiente del medioambiente en el que se encuentre.

a

Un movimiento continuo de adaptación…

La homeostasis corporativa sería un continuo movimiento de adaptación a los desequilibrios provocados por un entorno muy veloz, incierto, ambiguo, complejo y terriblemente exigente, al que se enfrentan diariamente las organizaciones actuales. Cuestiones como la escasez de materia prima, las bajas laborales por COVID o las alteraciones en el transporte o en el precio de la energía, convierten al entorno actual en una amenaza continua a la actividad normal de las empresas.

a

Homeostasis Corporativa 2

 

a

Las organizaciones están obligadas a adaptarse con agilidad a estos cambios constantes del entorno, desarrollando una organización líquida (como decía Bauman) que sea capaz de volver a la homeostasis, a ese equilibrio permanentemente dinámico.

Los responsables de esa homeostasis corporativa son los equipos, las personas que componen la organización. Una sólida estructura humana, comprometida con el proyecto de la empresa, actuará de manera inmediata ante los embates del entorno. Una estructura débil, sin embargo, será avasallada por él.

La cuestión ahora no es si se tiene el dinero o no para hacer frente a situaciones (que es importante, sin duda). La cuestión es que, independientemente del dinero que se tenga, el contenedor puede sufrir retrasos de semanas, el proveedor puede tener compromisos más importantes que tu empresa (por lo que te quedaste sin materia prima) o el talento puede huir en busca de empresas más equilibradas (y cada vez es menor la oferta de talento en el mercado).

Un equipo sólido de personas comprometidas con el proyecto y con la dirección de la empresa buscarán la forma de hacer frente a todos los envites que se produzcan. Sin embargo, un equipo desencantado, frustrado o mal informado actuará de freno, en lugar resolver la situación. Cuando una persona no se siente comprometida, no aportará su potencial a las exigencias de la empresa y hará lo mínimo exigible.

Un ser vivo ve su final cuando es imposible mantener la homeostasis. Las organizaciones, que son organismos vivos compuestos por un número determinado de personas, lo pasará mal si el sistema no es capaz de recuperar su homeostasis.

a

Los sistemas de la homeostasis…

La homeostasis en el cuerpo humano se logra, principalmente, gracias a dos sistemas básicos: el sistema nervioso y el sistema endocrino. El primero coordina las acciones del organismo y el segundo señala lo que debe hacer cada órgano.

En el mundo de las organizaciones estos dos sistemas básicos estarían compuestos por la dirección general y los directivos de primer nivel de una compañía. Debe existir una alineación perfecta entre todas las personas de este nivel de responsabilidad en cuanto a confianza y a rumbo. Cuando esto se da, la consecución de los objetivos se torna fácil, aún cuando el entorno es adverso.

En muchos casos, esta alineación no se percibe y la dirección general tiene una idea que recoge la dirección comercial, quien choca con finanzas, con producción o con ambos y cada uno tira para su área provocando un desequilibrio interno que complica, aún más, la absorción de las circunstancias que se suceden en el exterior.

a

Cuidar de las personas…

Si este mensaje fuera ya un mantra de las organizaciones actuales, asistiríamos al desarrollo de una sociedad más fluida y más justa.

Y es que, aunque todo apunta a que las personas son el núcleo de las organizaciones, observo (desgraciadamente) que las personas no son importantes para muchos comités de dirección, que siguen viendo números en los rostros de cada persona.

Está ocurriendo que, dados los mensajes que se dan acerca de que los colaboradores felices son más rentables, muchas organizaciones utilizan un barniz para expresar lo que les importan sus personas. Pero el día a día demuestra lo contrario. Muestra a personas estresadas, descontentas y confusas que sienten en su piel la esquizofrenia en la que vive su organización.

Cuidar a las personas debe formar parte de la estrategia de la compañía y ser un pilar fundamental de las organizaciones actuales. Conseguirlo no es sencillo al principio, pero es un lujo cuando se produce esa homeostasis que es capaz de afrontar cualquier situación adversa que toque a su organización.

a

#52SemanasDeInteligenciaEmocional

 

 

Escrito por Carolina Hernández

Bienestar en la empresa, cultura y comunicación. Son mis tres pasiones y los aspectos con los que trabajo en diferentes organizaciones en forma de consultoría o de formación. Soy antropóloga en proceso y todo lo que tiene que ver con el desarrollo de las sociedades es mi hábitat natural. Creo en el poder de transformación de las personas. Creo en el poder de transformación de la sociedad a través de la transformación de las organizaciones.

Web: http://www.carolinahernandezcoaching.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *