MODELOS DE RELACIÓN EMOCIONALMENTE SALUDABLES

Noticias, Páginas, Sin categoría

Los modelos de relación son las formas con las que se crean las relaciones interpersonales. Es el estilo de relación que se establece entre dos o más personas.

La cuestión es que, en su vida personal, cada cual elige aquellos modelos de relación que siente y ve como buenos (normalmente, aquellas personas con las que hay feeling) y no pierde el tiempo (en general) con aquellos modelos de relación con los que no se siente a gusto, con aquellos con los que no encuentra una conexión adecuada.

Ahora bien, en el mundo de la empresa este paradigma cambia totalmente. Al formar parte de una organización, no resulta tan fácil elegir a las personas con las que uno se relaciona, sino que es necesario aprender a convivir con personas, en algunos casos, muy diferentes a uno mismo o a una misma, con los que hay que compartir momentos profesionales de manera continuada.

a

¿Qué es un modelo de relación emocionalmente saludable?

Se trata de modelos de relación en los que:

  • Fluye la comunicación.
  • Están basados en el respeto.
  • Mejoran el nivel de colaboración entre las personas.
  • Permiten, más fácilmente, la consecución de objetivos.
  • Posibilitan un nivel de relación basado en la rigurosidad profesional.

En definitiva, se trata de modelos de relación que permiten a las personas trabajar en armonía y disponer, en la organización, de un buen clima laboral.

a

Los modelos de relación se pueden crear.

Aunque nunca te lo hayas cuestionado, los modelos de relación se pueden crear en base a unos criterios y a unas pautas lógicas. Puede parecer una cuestión nimia, sin embargo, cuando los modelos de relación son inadecuados, se convierten en una fuente de conflictos y de tensiones innecesarias que generan, además, un desgaste energético importante.

Tanto si una persona quiere, como si no, los modelos de relación con otras personas se van, lógicamente, a generar. La diferencia, tras leer este post, es que se pueden generar modelos de relación emocionalmente saludables.

Si la persona decide trabajar ese modelo de relación desde el principio, lo más probable es que, transcurrido un tiempo se encuentre con el modelo de relación que desea tener con esa persona o personas, independientemente de si es su compañero o su compañera de trabajo, su responsable, un miembro de su equipo o el director general de la empresa.

Ahora bien, si no se trabaja desde el inicio ese modelo de relación, lo más probable es que, transcurrido un tiempo, la persona se encuentre con relaciones que se han creado de manera natural y pueden gustarle (entonces todo bien) o, por el contrario, resultar ser un modelo inadecuado para un desarrollo profesional saludable.

Esta posibilidad de crear modelos de relación saludables es especialmente importante en las organizaciones, puesto que una buena política de bienvenida, teniendo en cuenta los modelos de relación que se desean incorporar y personas que comprendan cómo se pueden generar adecuadamente, permitirá una integración de la persona que se incorpora de manera alineada con el estilo y la filosofía de la empresa.

 

La creación de modelos de relación saludables es un aspecto que consolida la cultura de una empresa.

 

Modificar un modelo de relación también es posible. Eso sí, es más complejo. Los modelos de relación se vuelven inconscientes, es decir, cuando una persona está acostumbrada a reaccionar de una manera ‘x’ ante otra, siempre lo hará así porque su hábito es ese. Por tanto, los modelos de relación son hábitos y cambiar el modelo de relación supondrá cambiar un hábito que, además, afecta a dos o más personas. Esta es la dificultad y se tardará más, pero poderse cambiar, se puede.

a

¿Cómo se puede crear un modelo de relación saludable?

La cuestión principal reside en analizar muy bien el tipo de relación que se desea tener con esa persona: tono, entorno, contenidos, etc. de la comunicación.

Gracias a nuestras #52SemanasDeInteligenciaEmocional, te dejamos aquí los pasos adecuados para construir esos modelos de relación saludables:

a

  1. Definir el tipo de comunicación que se desea fijar para ese modelo.
  2. Utilizar la empatía para comprender a la otra persona.
  3. Utilizar la asertividad para poner los límites que no se desean traspasar en ese modelo de relación.
  4. Ser perseverante en los tres puntos anteriores.
  5. Contrastar que el modelo de relación está alineado con mi estilo y el estilo de la organización.

a

El cuarto punto es especialmente importante y donde se suele fallar, concretamente porque es donde hay que trabajar más. Pero, por descontado, que para que el cuarto punto funcione adecuadamente, se ha tenido que trabajar con mucha profundidad y honestidad los tres puntos iniciales.

La primera vez puede parecer artificial. Pero sólo porque no se ha trabajado nunca. Una vez que la persona descubre los beneficios de poder trabajar modelos de relación saludables y se habitúa a hacerlo, cada vez resultará más natural y más fácil.

Y tú… ¿defines adecuadamente tus modelos de relación?

Te animamos a que practiques con la creación de modelos de relación saludables y si te surgen dudas o barreras, no dudes en contactar con nosotros.

 

Escrito por Carolina Hernández

Creo ciegamente en que la transformación personal conduce a la transformación organizacional. Creo que es posible un mundo mejor. Me encanta estar al lado de los demás cuando se convierten en la mejor versión de sí mismos. Coach experto en coaching comercial, habilidades de dirección y comunicación personal y organizacional. Soy entusiasta con el Social Media por las oportunidades que nos brinda y me uno totalmente al nuevo concepto naciente de "Human Media".

Web: http://www.carolinahernandezcoaching.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *