AMABILIDAD CORPORATIVA

Destacamos, Noticias

La amabilidad es un rasgo de la personalidad humana que, en el terreno personal, abre muchas puertas. A la gente le gustan las personas amables. Las personas se sienten atraídas, de manera natural, por esa cualidad.

Una persona que se comporta con amabilidad genera mejores interacciones con el entorno y, en definitiva, con las demás personas.

La amabilidad es, además, un valor social que se fundamenta en el respeto, el afecto y la benevolencia en nuestra forma de relacionarnos con los demás.

La amabilidad permite que se pueda tener una conversación, aún cuando no se esté de acuerdo con la otra persona. Participé una vez en una actividad en la que dividían un auditorio en tres grupos. Dos de ellos se quedaban dentro del auditorio y el tercero salía fuera mientras explicaban la actividad. Cada persona que se quedó dentro tenía una pareja que había salido fuera y a quien no conocía de nada. La consigna de la actividad consistía en que los dos grupos de dentro harían la misma pregunta incómoda a su pareja cuando volviera a la sala, pero actuarían de manera diferente al escuchar su respuesta. Uno de los grupos actuaría siempre en desacuerdo con los planteamientos y opiniones de su pareja, pero con amabilidad y prestándole atención todo el tiempo. El otro grupo estaría de acuerdo con los planteamientos y opiniones de su pareja pero no le prestaría atención, actuaría con descortesía y se pondría, por ejemplo, a hablar con otra persona.

¿Quieres saber cuál fue el resultado?

Se les pidió opinión a la gente que había salido fuera de cómo se habían sentido tratados por su pareja. En todos los casos las personas preguntadas convinieron:

  1. Aunque no estaba de acuerdo con mi opinión, me he sentido muy a gusto y con total comprensión por su parte.
  2. Estaba de acuerdo con todo lo que yo opinaba pero es una persona mal educada que no me ha prestado ninguna atención.

a

Amabilidad Corporativa IO ava-so

a

La amabilidad en el entorno corporativo

La importancia de la amabilidad en los entornos corporativos es alta. Permite que el clima dentro de la organización sea sereno y agradable, tanto para los que están dentro, como para los que llegan de fuera.

¿Cómo te sientes cuando te tratan con descortesía? ¿Y cuando te tratan con amabilidad? Tu respuesta, con seguridad, será diferente en cada caso.

La amabilidad invita a la amabilidad. Por tanto, se genera una corriente de cortesía y cordialidad que hacen más fáciles las relaciones interpersonales y aporta una serie de beneficios importantes a los equipos:

a

  1. Permite la expresión de las opiniones de cada cual, por muy diferentes o disparatadas que puedan sonar.
  2. Aleja el conflicto.
  3. Genera cercanía porque mejora la empatía.
  4. Aumenta el nivel de respeto.
  5. Permite la comunicación sin interrupciones.
  6. Mejora la escucha.
  7. Aumenta la asertividad.

a

Uno de los problemas con los que más habitualmente me encuentro en las empresas es que las personas se susceptibilizan con rapidez porque personalizan cualquier tipo de comentario. Y también observo que cuando los comentarios son dichos con amabilidad, las personalizaciones disminuyen casi totalmente.

Trabajar la amabilidad es muy saludable para los ecosistemas humanos de las organizaciones.

a

La amabilidad como característica de una organización.

Si la amabilidad se convierte en un hábito en la organización, se conseguirán clientes más fieles, personas que se sienten atraídos por esa cualidad corporativa, tan agradable para todo el mundo.

Da gusto entrar en esas empresas que desde la persona que te recibe lo hace con cortesía y con una sonrisa en la boca. Si llegas con buen estado de ánimo, esa actitud provoca que se mantenga. Y si has tenido unas malas horas antes, esa amabilidad puede que te cambie, incluso, el estado de ánimo.

Por el contrario ocurre, en ocasiones, que entras en algún lugar y tienes la sensación de que le debes algo a la persona que te atiende. En ese caso, te dan ganas de salir corriendo. Lo más grave de todo es que he estado en organizaciones en que el término amabilidad parecían no haberlo escuchado jamás en su vida.

Valoro mucho que me traten con amabilidad (por cualquier canal) y suelo ser fiel a las marcas y empresas que me demuestran esa amabilidad de una manera coherente.

a

Cómo fomentar la amabilidad corporativa.

En el ámbito interno de la organización, se pueden realizar muchas acciones que fomenten la amabilidad de toda la estructura humana.

a

  • Potenciar acciones de agradecimiento entre compañeros y compañeras.
  • Felicitar el cumpleaños a cada persona (y si es públicamente, mejor).
  • Colocar, en algún lugar de la empresa, el buzón de los agradecimientos.
  • Acciones formativas para el desarrollo de la amabilidad y la gratitud.
  • …..

a

En el ámbito externo, es clave interrelacionarse con los públicos, a través de todos los canales con amabilidad y cordialidad. Por ello, es muy importante que todo el mundo dentro de la organización tenga la amabilidad como un valor importante y diferencial. Porque, en uno u otro momento, todas las personas de una empresa interactúan con públicos externos. Y la coherencia es otro valor fundamental en la sociedad actual.

La amabilidad es un generador de climas laborales saludables y es una característica de las empresas que potencian las relaciones saludables.

a

#52SemanasDeInteligenciaEmocional

Escrito por Carolina Hernández

Bienestar en la empresa, cultura y comunicación. Son mis tres pasiones y los aspectos con los que trabajo en diferentes organizaciones en forma de consultoría o de formación. Soy antropóloga en proceso y todo lo que tiene que ver con el desarrollo de las sociedades es mi hábitat natural. Creo en el poder de transformación de las personas. Creo en el poder de transformación de la sociedad a través de la transformación de las organizaciones.

Web: http://www.carolinahernandezcoaching.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *