Descoloque empresarial

Liderazgo, Noticias

Es lógico descolocarse ante una época de tantos e importantes cambios concentrados.

El COVID-19 ha llegado para consolidar una época de cambios que ya se estaban produciendo en el mundo y, lógicamente, también a nivel empresarial.

Desde la popularización de internet a principios del milenio, que vino para revolucionar la vida de las personas, el mundo no ha parado de cambiar. Y además, el cambio es exponencial. El desarrollo de la tecnología ha provocado cambios inimaginables en todos los ámbitos de nuestra vida. Desde la sanidad hasta la educación, todo se ha visto revolucionado por los sistemas digitales.

Un montón de innovaciones estaban ahí, dispuestas para ser utilizadas por todas las personas, pero la mayoría de nosotros sólo estábamos utilizando aquellas que, de alguna manera, nos obligaban a cambiar. Así fue, por ejemplo, la introducción de los smartphones en nuestra vida, que se produjo cuando Apple lanzó al mercado su primer iPhone en la primera década de este milenio, un dispositivo muchísimo más fácil de utilizar que los que ya estaban en el mercado diez años antes.

Pero la realidad es que a la humanidad le cuesta cambiar y muchos avances tecnológicos muy importantes estaban esperando a que algo sucediera para que se popularizasen de golpe. Y en estas llegó el Covid, obligando a profesionales y a empresas a comenzar a utilizar la tecnología como vía para continuar con los quéhaceres profesionales durante las épocas más duras del confinamiento.

 

Las empresas ante una nueva era…

¿Será que estamos ante una nueva era de la humanidad?

Las empresas se enfrentan a retos nunca imaginados durante los últimos 100 años. Sienten que todo lo construido hay que tirarlo poco menos que a la basura y deben comenzar a ser disruptivos en sus negocios para adaptarlos, lo más rápido posible, a estos nuevos tiempos.

Ahora bien… los cambios que se están produciendo son tan sumamente importantes que las personas y las empresas nos sentimos descolocadas ante la sensación de que debemos hacer las cosas de manera diferente.

 

Si el cambio descoloca, la obligación a cambiar descoloca aún más.

 

Las personas nos resistimos a los cambios. Y la situación de pandemia global que estamos viviendo hace que nos resistamos aún más. Y estas resistencias generan una importante incertidumbre que se traslada de los sectores a las empresas, de las empresas a los colaboradores y de los colaboradores a sus familias. Y existe un gran descoloque global por saber lo que va a ocurrir que, en cierto sentido, genera altas dosis de ansiedad.

La solución ya nos la contaba Darwin en el siglo XIX.

 

Las especies que mejor sobreviven no son las más fuertes, ni las más rápidas, ni las más inteligentes; sino aquellas que se adaptan mejor al cambio. (Charles Darwin)

 

Pues si esto nos lo cuenta la aceptada teoría de la evolución, sería bueno hacerle caso. Cuanto antes aceptemos que el mundo no va a volver a ser como antes, que no existe una nueva normalidad porque lo que hay es una nueva realidad y que el mundo ha cambiado, definitivamente, para todos, antes podremos dedicar esfuerzo y energía a crear y a innovar dentro de esta nueva realidad. Seguir anclados, personal y empresarialmente, en el año 2019 es, claramente, perder el tiempo.

 

Recolocarse en el mundo empresarial.

Esta crisis global está dejando más afectados a algunos sectores que a otros. El turismo y el ocio, por ejemplo, son de los que más van a sufrir, unidos a la confección de ropa o a la venta y reparación de vehículos. Las empresas de la cadena alimentaria, la tecnología o las energías renovables sufrirán menos y se podrán adaptar mejor a los nuevos tiempos. Y las empresas de otros muchos sectores tendrán que replantearse seriamente cómo cambiar y en cuánto tiempo para tener unas empresas preparadas para esta nueva era. Así lo manifiesta un informe muy completo del medio Expansión, del pasado 8 de mayo de 2020.

Los jóvenes emprendedores tienen ventaja en estos momentos puesto que su capacidad de adaptación al cambio es brutal, frente a empresas gestionadas por perfiles senior asentados en ideas anacrónicas para los momentos actuales y que lastrarán el desarrollo presente y futuro de las empresas.

 

¿Cuáles son los aspectos de la empresa a los que más atención se debe prestar?

Prevención y seguridad.

Los aspectos sanitarios se han convertido en cuestiones prioritarias en esta pandemia. Es conveniente invertir en seguridad y en información permanente a los colaboradores de cómo deben actuar para que no se produzca una situación indeseada de cuarentena en la empresa.

Fomentar la responsabilidad individual es fundamental en los entornos empresariales. Las personas deben seguir las normas de higiene y seguridad establecidas por el Ministerio. En muchas ocasiones, los viejos hábitos hacen que se olvide seguir estas normas. Por ello, la educación permanente de los colaboradores es muy necesaria para que se cumplan adecuadamente los protocolos.

 

Talento.

Desarrollo y fidelización de talento son aspectos imprescindibles también para las empresas. La conciliación es un aspecto que ahora tiene una importancia mayor. Desarrollar el E-work dentro de las compañías será un elemento de fidelización del talento importante, lógicamente, en aquellos puestos en que se pueda trabajar a distancia. En los demás, será necesario desarrollar una mayor flexibilidad y una mejor comunicación con cada colaborador para facilitarle, en la medida de lo posible, la conciliación.

Y para mejorar el desempeño en los posibles entornos geográficos dispersos, desarrollar una buena evaluación del desempeño ayudará tanto a los directores, como a los colaboradores a descubrir las mejores cualidades y las áreas de mejora, de tal manera que se pueda mantener la autonomía suficiente, incluso en la distancia, para cumplir los objetivos pactados.

 

Procesos.

La definición de procesos y procedimientos es una excelente forma de organización dentro de las áreas funcionales de la empresa en estos complejos tiempos. Además, esta definición permitirá a la compañía analizar cuáles de ellos se pueden automatizar para mejorar la eficiencia profesional de toda la organización.

La primera vez, como todo, cuesta un poco más realizar esta definición. Las modificaciones posteriores son mucho más sencillas. Pero lo que es seguro es la utilidad de tener definidos los puestos y procesos clave de la compañía.

 

Liderazgo.

Y todo lo anterior necesita, por supuesto, de un liderazgo adaptado a los momentos actuales. Los líderes de la era post-Covid deben desarrollar habilidades que les permitan implantar con rapidez los cambios dentro de sus organizaciones, así como hacer conscientes a los colaboradores de la importancia que cada uno de ellos tiene para la organización.

Líderes empáticos, que sepan entender las situaciones de sus colaboradores sin perder de vista la rentabilidad y competitividad de la empresa. Líderes asertivos, que sepan dar feedback a sus colaboradores, tanto sobre aquello que hacen bien, como aquello que deben mejorar. Líderes comunicativos, que transmitan mensajes con claridad y precisión. Y líderes visionarios, que sepan analizar e intuir cómo se van a producir las cosas.

Los líderes han de desarrollar el sentido del liderazgo de la nueva era, donde las personas y los procesos ocupan un lugar muy importante.

 

Pasar a la acción…

Cuándo pasar a la acción es otra clave de esta situación porque tendría que haber sido antes de ayer. De hecho, las empresas que han hecho su trabajo con anterioridad están sufriendo menos en esta crisis global. A las PyMEs que habían invertido en tecnología, en personas y en procesos les ha resultado más fácil virar en función de las necesidades de la pandemia.

Por tanto, pasar a la acción se debe hacer ya, sin postergarlo, ni dilatarlo. Si eres un profesional, comienza a reciclarte. Y si eres una empresa, elabora una estrategia que contemple todas estas situaciones. Es el momento.

Escrito por Carolina Hernández

Creo ciegamente en que la transformación personal conduce a la transformación organizacional. Creo que es posible un mundo mejor. Me encanta estar al lado de los demás cuando se convierten en la mejor versión de sí mismos. Coach experto en coaching comercial, habilidades de dirección y comunicación personal y organizacional. Soy entusiasta con el Social Media por las oportunidades que nos brinda y me uno totalmente al nuevo concepto naciente de "Human Media".

Web: http://www.carolinahernandezcoaching.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *