Bienestar en la organización, ¿moda o necesidad?

Noticias

El bienestar dentro de la empresa no es moda. Es estrategia.

El bienestar de los colaboradores dentro de la organización es algo que preocupa mucho a las empresas.

¿Por qué?

La alta competitividad empresarial en todos los sectores, unida a la volatilidad e incertidumbre de los mercados provoca la necesidad de evolucionar rápido y abarcar multitud de tareas dentro de las organizaciones. Todo ello, a su vez, eleva los niveles de estrés dentro de la organización.

Personas con alto nivel de estrés son más propensas a disminuir su productividad, a desarrollar enfermedades o a que se produzcan más accidentes laborales, con la consiguiente pérdida de eficiencia que provocan las bajas laborales.

 

Entonces… ¿qué pueden hacer las empresas para que sus colaboradores disfruten de mejor salud?

La solución pasa por el desarrollo de entornos de trabajo saludables, donde el bienestar sea más la tónica que el malestar generalizado.

Una buena salud física y mental son los dos aspectos fundamentales para que una persona se sienta a gusto y sea productiva en su día a día profesional. La buena salud física necesita de una buena alimentación, ejercicio periódico y descanso adecuado, fundamentalmente. Y la buena salud mental necesita actividades que provoquen la serenidad y la tranquilidad mental, tipo la relajación, el mindfulness o la meditación. Llevar a cabo acciones solidarias también produce bienestar en la persona.

Cuando un colaborador siente que su empresa se ocupa de que se tenga buena salud física y mental y, además, se sienta útil ayudando a los demás, los niveles de compromiso de los colaboradores aumentan y, en definitiva, su productividad y su eficiencia.

 

Ahora bien… la empresa no es la única responsable del bienestar de los colaboradores.

La empresa debe ser un órgano facilitador, pero nunca será la única responsable del bienestar de sus colaboradores. Cada persona es el verdadero responsable de su bienestar y este mensaje debe ser trasladado como un mantra a todos los colaboradores de una organización.

La empresa como facilitadora de bienestar puede proponer el desarrollo profesional de los colaboradores a través de la formación, pero será cada colaborador el responsable de aprovechar esa oportunidad que la empresa le ofrece.

La empresa como facilitadora podrá disponer de un fisioterapeuta que prevenga lesiones, pero será cada colaborador el que deba pedir cita y acudir a terapia. Lo mismo con clases de yoga, de meditación o de mindfulness.

La empresa como facilitadora podrá proponer voluntariados corporativos para que los colaboradores participen, pero será cada colaborador quien deba dedicarle tiempo para realizar ese voluntariado.

La empresa facilita. El colaborador actúa.

Porque no es sano obligar. La persona debe tomar consciencia, decidir y actuar.

Sería imposible que una empresa pudiera adaptarse a las necesidades de todos y cada uno sus colaboradores. Por ello, es el colaborador el que se debe adaptar a las políticas y oportunidades que su empresa le brinda.

 

Talento y bienestar…

Las empresas tienen otro gran reto: cuidar al talento que poseen porque cada vez es más limitado.

Como decía al principio de este post, la feroz competencia empresarial provoca que los mejores profesionales estén en los entornos en los que mejor se encuentran.

Además, la población en los países desarrollados está envejeciendo e, incluso, en algunos países como el nuestro existe fuga de talento en busca de mejores oportunidades. Por tanto, aquellas organizaciones que mejor faciliten el bienestar a sus colaboradores, tendrán más posibilidades de quedarse con los mejores.

 

El bienestar es una cuestión de estrategia…

Un buen plan de desarrollo del bienestar dentro de la organización debe formar parte de la estrategia de la compañía. Esto quiere decir que las más altas esferas de la empresa, los máximos responsables de la organización deben estar implicados en el desarrollo de este tipo de estrategias centradas en cuidar a las personas, concienciando, a su vez, a cada colaborador, de la importancia de ese cuidado físico y mental.

Mejorar los modelos de relación interpersonal dentro de la organización, fomentar el debate evitando el conflicto, concienciar sobre hábitos saludables, potenciar la colaboración y el altruismo, mejorar la relajación mental o ayudar a disminuir los niveles de estrés son aspectos que las empresas deben reflejar en sus planes de bienestar organizacional.

 

Cuidar a las personas es mejorar el camino del éxito de una organización.

 

Escrito por Carolina Hernández

Creo ciegamente en que la transformación personal conduce a la transformación organizacional. Creo que es posible un mundo mejor. Me encanta estar al lado de los demás cuando se convierten en la mejor versión de sí mismos. Coach experto en coaching comercial, habilidades de dirección y comunicación personal y organizacional. Soy entusiasta con el Social Media por las oportunidades que nos brinda y me uno totalmente al nuevo concepto naciente de "Human Media".

Web: http://www.carolinahernandezcoaching.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *